Hacer el amor con frío?

En tiempo de frío uno pensaría que el calor humano aumenta… pero lo que indican las estadísticas es que no.

Parece que con el frío disminuye la actividad sexual. ¿Sorprendidos? Resulta que el tema es de origen biológico: el frío hace que los vasos sanguíneos se contraigan y que el corazón bombee sangre a los órganos vitales, los más importantes… y no aquellos órganos en los que ustedes están pensando, reseñó de10.com.mx

Como con el frío todo se inhibe, los caballeros tendrán más idea de esto, lo hacen también las zonas genitales y así se vuelve menos propicio iniciar el contacto sexual o pensar, siquiera, en hacer algo sexy para la pareja. Con tantas ropas antisexys encima, lo único que uno desea es no quitárselas.

Lubricante caliente: hoy en día existen en las sex shops muchos productos hechos para proporcionar más calor que el que el cuerpo produce. Entre ellos están los lubricantes que se calientan con el aliento. Además de usarlos sobre el preservativo para tener más sensaciones, pueden aplicarse directamente sobre los genitales para sentir más calor.

Tomar una ducha caliente juntos: es sexy, es caliente, es erótico y además puede ayudarles a ahorrar agua. Enciendan el calentador y dediquen el tiempo restante a limpiar sus cuerpos y a hacerse el amor en un ambiente por demás caliente…

Usar velas: claro, no calentarán del todo la habitación; pero el sólo hecho de encenderlas les hará sentirse rendidos ante un ambiente cálido y agradable, nada frío como el exterior. Será un buen preámbulo para crear un ambiente relajante que invite a deshacer las sábanas…

Hacerlo bajo el cobertor: a veces la oscuridad y la temperatura agradable bajo el cobertor puede ser altamente sexy, sobre todo si se proponen la idea de no salir de éste… Es sexy, juguetón, inocente y, por tanto, pícaro.

Condones de fuego: hay una marca de estos que tienen un lubricante térmico que se calienta con el roce. Funciona casi de la misma manera que los lubricantes que se aplican de manera independiente, sólo que estos sirven para alguna ocasión en que se desee todo en uno…

Soplar y soplar: durante el invierno, para calentar pequeñas partes de piel delgada, como las orejas o el cuello, lo mejor es soplar ligeramente. Además de ser algo sexy, puede incitar al cachondeo. Jueguen con ello en sitios públicos, por ejemplo, y resistan hasta llegar a casa para completar el cuadro.

Sexy incluso con frío: cuando la ocasión lo amerite y necesites cubrirte con todo cuanto sea posible ¡no pierdas el estilo! ¡Si tu pareja te ve con miles de cosas sobre ti, lo menos que se le antojará será quitártelas una por una! Lo mejor será seguirle pareciendo sexy en cualquier época y en todo momento.

Qué opinas, como lo haces tú con frío?? déjanos tus comentarios.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *