4 posturas para tener sexo en la cocina

Existen espacios que inducen a la creatividad, innovación, erotismo y placer en la relación de pareja; ejemplo, la cocina. En ésta no sólo los olores despiertan los sentidos, a través de algunas posturas sexuales, tu pareja y tú podrán alcanzar el clímax.

De acuerdo con el sexólogo Agustín Herrera de Arcos, la fórmula para despertar la llama del deseo todo el tiempo en tu pareja se encuentra en el erotismo.

Este elemento es fundamental para lograr un encuentro sexual inolvidable; ya que la clave está en conocer al otro, saber cuáles son sus puntos sensibles, qué le agrada, qué le desagrada tras un encuentro y lograr entre los dos un lenguaje común que les permita gozar la vida íntima.

Para ello Amor Erótico te ofrece una opción que le quitará a tu vida sexual la monotonía: sexo en la cocina. Revisa estas posiciones sexuales y elige la que te gustaría intentar:

1. Sorpresa. Esta postura es ideal para los amantes que disfrutan del sexo salvaje. El hombre, de pie, debe situarse detrás de la mujer, y de ésta forma penetrarla tomándola de la cintura. Debes de relajar todo tu cuerpo conforme la gravedad hasta apoyar tus manos en el piso. Tu compañero te "sorprenderá" con cada penetración marcando la cadencia del coito.

2. Abrazo. Ambos deben de estar de pie, desnudos y uno frente al otro. Tu compañero deberá cargarte y tu rodear su cintura con las piernas, para evitar que pierdan el equilibrio él puede recargar tu espalda en la pared. El abrazo total es parte de un sexo pasional y creativo, donde el contacto corporal es muy completo.

El ritmo del coito puede ser de dos maneras: de arriba hacia abajo o de atrás para adelante, dependiendo de la intensidad de placer que ambos experimenten con cada opción.

3. El deleite. La mujer deberá colocarse en la orilla de una silla, mientras la pareja se arrodilla para dejar su pene a la misma altura que la vagina de su compañera, que se abre de piernas para recibir el sexo de su amante y echar su cuerpo para atrás en una sutil relajación. Al mismo tiempo, el cuerpo de él es envuelto por las piernas de ella mientras se ocupa de marcar el ritmo de la penetración.

4. La carretilla. Al borde de la mesa, y con los antebrazos apoyados, el hombre deberá levantar las piernas de la pareja. Mientras la penetra deberá sostener sus muslos.

El estímulo y el placer se concentran en los genitales de ambos, pero es el hombre quien lleva el ritmo atrayendo el cuerpo de ella hacia el suyo. La variedad de movimientos y sensaciones que permite la postura es asombrosa: circulares, ascendentes y descendentes, con las piernas de ella más cerradas o bien abiertas.

En el campo del erotismo todo está permitido, siempre que exista el respeto y la confianza en la pareja. ¡Cuídate y disfruta de estas posturas sexuales!

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *